martes, 26 de enero de 2010

Síntesis - PADRE RICO, PADRE POBRE

PADRE RICO, PADRE POBRE


Este libro trata de una historia de un joven, donde nos cuenta que tenía dos padres, los cuales uno era rico y el otro pobre, cada uno de ellos contaba con cualidades únicas, que los hacía especiales. Y dice que si tan solo hubiese tenido un solo padre todo sería más fácil, ya que tendría que tomar o rechazar sus consejos.

La mayoría de nosotros aprendemos de nuestros padres, acerca del dinero. Pero ¿Qué puede un padre pobre decirle a su hijo sobre el dinero? Sencillamente, “continua el colegio y estudia intensamente”. El tema dinero no se enseña en las escuelas.

¿Cómo podrá sobrevivir una nación si lo que debe ser enseñado a los niños acerca del dinero queda en manos de los padres -la mayoría de los cuales serán, o ya son, pobres?

El padre rico, decía a su hijo que, automáticamente, al decir (valga la redundancia) “no puedo afrontarlo”, nuestro cerebro cesa de trabajar. Más se fortalece, más dinero puedo hacer.” Animándose a hablar de negocios, creyendo en la total auto-dependencia financiera, y el otro prohibía que el tema dinero se pronunciara, amando los beneficios que el ejército brinda a los retirados.

Siendo el joven un producto de dos padres fuertes que le permitieron darse el lujo de ver los resultados de dos formas distintas de pensar y actuar sobre la vida de él.

El padre pobre siempre decía; “nuca seré rico”. Pero en cambio el padre rico; “soy un hombre rico, y los ricos no hacen esto”, aun estado quebrado, se refería a él mismo como rico, creyendo que “el dinero es poder”

En cuanto al padre pobre, era pobre no por la cantidad de dinero, la cual era significativa, sino por sus pensamientos y acciones, siendo un poco pesimista en cuanto al modo de conseguir dinero.

Ambos hombres tenían un gran respeto por la educación y aprendizaje, ellos estaban en desacuerdo sobre aquello que pensaban que sería importante aprender en la vida. El hombre pobre decía; “¡Yo no trabajo por dinero, el dinero trabaja para mí”.

El dinero es una forma de poder. Porque si usted cuenta con la educación acerca de cómo funciona el dinero, gana poder sobre él y puede comenzar a generar riqueza.

En esta parte el hijo le pregunta a su padre, ¿qué cómo podía hacerse rico?, el padre deja a un lo lado que estaba haciendo y él le responde con otra pregunta ¿qué porque quiere hacerse rico?

El niño le dice que en el día de hoy se había presentado la madre de uno de sus compañeros, en su nuevo carro y había invitado a los compañeritos de su hijo a la playa menos a él y a otro niño por ser pobres. El niño por giros del destino asistía a la misma escuela donde la gente adinerada mandaba a sus hijos.

El padre le dice al niño que para ser rico hay que aprender hacer dinero, que usando la cabeza podría lograrlo.

Se transforma una sociedad.

Al día siguiente el niño le comenta a Mike (el otro niño pobre, que también se encontraba allí por accidente) lo que le había dicho su padrea cerca de cómo hacer dinero, pero ninguno de los entendieron, decidieron formar una sociedad.

Se sentaron y pensaron toda la mañana ¿cómo podían hacer dinero? Decidieron acuñar monedas, fundiendo los tubos de plomo de la pasta de dental, en un fogón y vaciándolo luego en un molde hecho de piedra parís.

El padre llegó y les pregunto que estaban haciendo, pero se dio cuenta de aquello y les dijo que dejaran de hacerlo y se sentaran a charlar con él, muy sonriente les explico el significado de la falsificación, quebrando los sueños de los niños.

Robert volvió a decir que sus compañeritos tenían razón, que ellos eran pobres, el padre lo escucho y le dijo, que solo son pobres si se dan por vencidos, que lo bueno de todo esto fue que lo intentaron, que a él no le volvieran a preguntar ¿cómo hacer dinero? Ya que él no tiene eso conocimiento, el niño le pregunta qué ¿cómo es que él no es rico? El padre le responde; que él escogió ser maestro, no por dinero, sino para enseñar, le dice que mejor le preguntara al padre de Mike.

Mike muy sorprendido pregunta ¡¿mi padre?! Y el señor dice si!

Robert le dice a Mike, que él le había contado que su padre es brillante cuando se trata de ganar dinero, Mike le dice que entonces porque ellos no tienen un carro y una linda casa.

“Un buen auto y una linda casa no significan necesariamente que uno sea rico o que sepa cómo hacer dinero”, dice el padre de Robert.

Los niños planearon hablar con el padre de Mike, decidieron llamarlo para ver cuando podían tener una reunió con él, efectivamente el padre de Mike les dijo que el sábado podía.

Comienza la lección:

La mañana siguiente Robert llegó a la casa de Mike, alistaron sus sillas y se sentaron frente al señor, él les dijo que les iba a enseñar, pero no al estilo de salón de clases, sino que deberían trabajar para él.

Los niños iban a preguntar algo, pero él dijo que no, que si tomaban o dejaban la oferta, “ser capaz de saber cuándo hacer decisiones rápidas es una habilidad importante”, dijo el padre de Mike.

Le asigno un trabajo con la Sra. Martin en su mini-mercado. Pasaban tres horas tomando alimentos enlatados de los estantes y, con un plumero, cepillaban cada lata para quitarle el polvo; luego las reacomodaban cuidadosamente. Era un trabajo extremadamente aburrido.

Durante tres semanas trabajaron los niños, pero ya Robert se encontraba agotado y decide renunciar, ya que el acepto el trabajo, porque el padre de Mike les enseñaría a como ganar dinero y no por ganar 10 centavos la hora, y también porque desde aquella mañana en la que hablaron con el padre de Mike, él no había aparecido más.

Mike se rio por lo que Robert le dijo, y le dice; papi dijo que esto pasaría y que nos encontráramos cuando esto sucediera.

Esperando mí turno el sábado.

Robert bajo a la casa de Mike y se encontró con su padre (el padre rico, como Robert lo llama), empezó a quejase del trabajo que estaba haciendo y que él lo había engañado, diciéndolo que le iba a enseñar cómo hacer dinero, y por el momento no le había dicho nada de nada.

El padre rico le dice que el hecho de que él no le estuviera diciendo nada, no quiere decir que no le ha ensañado nada, que el mejor maestro es la vida, que la mayoría del tiempo la vida no le habla a uno, sino lo va empujando, y que cada empujón es la vida diciendo; despierta, hay algo que quiero que aprendas.

“La vida nos empuja a todos. Algunos se rinden, otros luchan. Unos pocos aprenden la lección y avanzan. Los empujones de la vida son bienvenidos por ellos. Para estas pocas personas, esto significa que necesitan y desean aprender algo. Ellos aprenden y avanzan. La mayoría abandona, y unos pocos, como tú, luchan”

“Si tú aprendes esta lección, crecerás como un joven sabio, rico y feliz, si no lo haces pasarás la vida culpando a tu trabajo, a tu bajo salario o a tu jefe por tus problemas. Vivirás la vida esperando ese gran golpe de suerte que resuelva todos tus problemas”

El padre rico siguió hablándole hasta lograr hacerlo reflexionar acerca de lo que el niño estaba haciendo y diciendo, y dijo; la mayoría de la gente pretende que todo el mundo cambie, excepto ellos mismos. “Déjame decirte, es más fácil cambiarse a uno mismo que cambiar a los demás”

Le dice el niño; “¿Y cuál es la lección que aprendí al trabajar por sólo 10 centavos la hora?”, pregunté. “¿Que usted es un tacaño y explota a sus trabajadores?”

Finalmente el niño reflexionó y de nuevo preguntó; ¿Qué resolverá el problema? El padre le dice; “la materia que está entre tus orejas”. Punto de vista que Robert llamó Lección N° 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada